Banner de apoyo al cuidador

La relación de pareja y el resto de los miembros de la familia

Cada persona con discapacidad y/o en situación de dependencia es diferente por sus propias características así como por su entorno y la interacción que establece con él y le influye directamente y con la misma importancia que las características individuales.

En ese  contexto, la familia es el principal en el apoyo para la persona con discapacidad y/o en situación de dependencia  y de cuya actuación va a depender muchas de las expectativas, posibilidades y bienestar de la persona.

La adaptación o la falta de ajuste familiar no dependen exclusivamente de la presencia o ausencia de estrés, sino que es la interacción entre el suceso estresante, los recursos de la familia y la estimación de la seriedad del suceso, lo que determina el grado en que la familia será vulnerable al estrés y la crisis.

El que no sea lo más frecuente las situaciones de estrés no implica que las familias con hijos  o con  otros familiares dependientes,  no tenga necesidades de apoyo.

Al contrario, un hijo con discapacidad implica muchas necesidades de apoyo personal y social que un hijo sin discapacidad, pues debe superar muchas mas situaciones difíciles.

Cuando una persona sufre una discapacidad toda la familia sufre en menor o mayor medida.

Pueden aparecer conflictos en el seno familiar, por desacuerdos en la atención e implicación de los familiares en el cuidado de la persona dependiente junto con alteraciones emocionales.

 ALTERACIONES ESTRUCTURALES

Negociación del rol:

Ser cuidador de una persona dependiente produce un cambio dramático en las responsabilidades y papeles que usted desempeña en su familia y en relación con otras personas. Aumentan las responsabilidades y surgen nuevas tareas y labores. El hecho de que todo esto que está ocurriendo es algo nuevo e inesperado podría agregar otro nivel de complejidad a la situación que usted confronta como cuidador. Esto quiere decir que es muy probable que tenga que aprender cosas nuevas para poder prestar la ayuda necesaria. También tal vez tenga que tomar decisiones que usted nunca había tomado porque la persona dependiente las tomaba.

Además el comprobar que su familiar no puede hacer lo que antes hacía  o lo que se espera en una persona de su edad y condición, usualmente provoca sentimientos de tristeza y frustración tanto en la persona como en el cuidador. Sentirse así es normal. Lo importante es estar al tanto de cómo se siente y pedir ayuda con las responsabilidades y roles nuevos que surgen según el momento. Recuerde que no tiene que hacerlo todo.

La "inversión de roles"  influye tanto al cuidador como a la persona que tiene que asumir incomodidad o frustración cuando otros tienen que tomar decisiones y acciones que él o ella antes tomaba. Pasar por este proceso requiere tiempo, estrategias de negociación y redefinición del papel de cada miembro de la familia.

Esa redefinición será tanto más profunda, y potencialmente más complicada, cuanto más importantes eran los roles o las funciones familiares de la persona con discapacidad. En este sentido la discapacidad de cualquiera de los padres supone una mayor tasa de cambio en la medida en que, además del cuidado impone la necesidad de que alguien se ocupe de ganar el dinero, arreglar la casa, preparar las comidas, imponer autoridad, prodigar cuidados, etc...

Cuando la persona con discapacidad es un hijo el ajuste estructural es menor (aunque no así emocional), necesitándose de alguien que cuide de quien tiene el problema. Dependiendo de las características de la discapacidad y del apoyo que recibe el cuidador, la carga será llevadera o implicará una renuncia y un esfuerzo poco menos heroico.

En los casos de discapacidad sobrevenida de uno de los padres (o en uno de los hijos con importantes funciones dentro de la familia) las funciones y roles que desempeñaba tiene que asumirse por el resto de familia, lo que exige una negociación entre quien tiene que delegar la función y quien(es) tiene(n) que asumirla. La persona discapacitada en este caso, por sus cuotas de poder o de prestigio aparejadas en la familia, experimentará una pérdida considerable con su consiguiente duelo.

Perder el rol o la función familiar implica, al mismo tiempo, tener que asumir la propia discapacidad.

Asumir un rol no es un proceso automático, lleva el tiempo de la negociación y lleva el tiempo que se trata en aprender las habilidades ligadas al rol.

En definitiva, las familias con un miembro con discapacidad se ven involucradas en desempeñar un número de tareas y roles personales que las familias cuyos miembros no presentan esas características.

Falta de reconocimiento:

Las responsabilidades y tareas que surgen de la situación de cuidado de la persona con discapacidad y/o en situación de dependencia, , generalmente se adscriben a la misma persona. Podrían ser distribuidos entre todos los miembros de la familia, pero no suele ser el caso: alguien asume toda la carga. La adscripción suele ser cultural y sigue una pauta generalmente ligada al género. En gran parte de los casos el hombre hereda funciones ejecutivas y la mujer de servicios (por ejemplo: cuidado de un enfermo). Resulta frecuente que estas cuidadoras se quejen utilizando un registro como: “no me ayudáis”, o “estoy agotada”…Obteniendo una respuesta del tipo: “ya te ayudaremos”, o “buscaremos a alguien para que te ayude”...Con lo que la cuidadora consecuentemente no encuentra apoyo ni se ve reconocido su sacrificio y dedicación. Puede encontrar un apoyo material, pero no se verá comprendida, entrando en un círculo de retroalimentación: más quejas y menos reconocimiento.

Agotamiento:

La cuidadora puede quedar agotada física y psicológicamente como consecuencia de la carga y la renuncia personal que implica el cuidado de la discapacidad. A una mayor discapacidad más demanda de la cuidadora, alcanzando su saturación en múltiples ocasiones y llevándola a un aislamiento social. De ahí la importancia del respiro, que hemos hablado en apartados anteriores.

Suplir a la persona con limitaciones es algo normal, hacer aquello que él o ella podrían hacer por sí mismo constituye sobreprotección. Llevando aparejado como consecuencia: minar su autoestima y limitar más sus capacidades.

ALTERACIONES EMOCIONALES

Normalmente la familia se enfrenta al hecho de la discapacidad con una respuesta emocional compleja en la que se incluye afectos negativos y positivos. Lógicamente son los sentimientos negativos los que mayor problema presentan. Probablemente es el cuidador principal  quien está más expuesto a sentimientos enfrentados y que le son más difíciles de asumir.

La denominación del complejo emocional alude a una respuesta afectiva que incluye sentimientos mezclados, de naturaleza diversa y en los que unos pueden ser respuesta a otros. Entre los sentimientos básicos son típicos los de contrariedad, impotencia, depresión, agresividad, culpabilidad por fallar en la protección debida al su familiar, como respuesta a la imposibilidad de resolver la discapacidad.

También son típicos los sentimientos de injusticia de temor al futuro propio y de la persona con discapacidad, deseos de que la persona de la discapacidad se muera (para que deje de sufrir, o de ser una carga).

Una imposibilidad de airear sentimientos provoca el aumento de la respuesta emocional, que al no expresar dispara más ansiedad. Se trata de un círculo “destructivo”.

La discapacidad, no provoca una respuesta puntual en el tiempo, sino que se trata de un problema crónico, cuya respuesta es, igualmente, crónica y, por tanto, susceptible de acumular tensiones muy destructivas a largo plazo.

La combinación de discapacidad y problemas de conducta agravan aún más el estrés que los cuidadores tiene que soportar. Ciertos estudios concluyen que al punto de afectar la salud. Muchas madres padecen depresión, son muy pocas las que consultan un especialista, asumiendo que su estado es la consecuencia natural de la experiencia por la que están pasando. Los padres por su parte, suelen tener problemas de ajuste (al trabajo, por ejemplo), ocultando sus sentimientos bajo la fachada de sentirse “cansados” o “irritados”.

Las madres que exhiben menos estrés y más satisfacción en sus vidas son aquellas que tienen más tiempo para ellas y más posibilidades de salir de casa. Su estrés, en cualquier caso, depende de las características de la discapacidad de su hijo y de la ayuda que reciben de sus maridos.

Existen, una serie de variables que pueden influir en la problemática familiar como son las siguientes:

 Variables que pueden incidir en la problemática familiar.

  • Forma de resolver problemas
  • Estilo de toma de decisiones
  • Grado de independencia- sometimiento del usuario en la familia
  • Fuente de estrés familiar
  • Tiempo de contacto cara a cara
  • Relación con el usuario
  • Criticismo, hostilidad y sobre- implicación emocional.
  • Compromiso familiar
  • Ocio y tiempo libre familiar
  • Demandas y objetivos de cambio familiar
  • Comunicación familiar
  • Comunicación problemática
  • Competencia familiar ante problemas derivados de la enfermedad

Las familias pueden presentar una serie de necesidades para afrontar la discapacidad:

  • Información
  • Ayuda al manejo de síntomas
  • Ayuda manejote conductas problemáticas
  • Manejo de medicación
  • Ayuda ante el estrés

Tener un hijo con discapacidad puede llegar a cambiar los valores y las prioridades, en el sentido de dar menos importancia a lo trivial y ser menor materialista.

 Respecto el efecto de tener un hijo con discapacidad sobre la relación marital podemos citar:

  • Algunos matrimonios se resienten
  • Algunas relaciones se debilitan
  • Otras relaciones se estrechan

 En definitiva no parece que se asocie con un incremento de la tasa de divorcios, pero si afecta en mayor o menor medida a la relación de pareja.

 Cuando se trata de uno de los cónyuges el que sufre la discapacidad, puede producirse un desequilibrio en la pareja.

  • Uno de ellos pasará a depender más de los cuidados del otro.
  • Resultará muy difícil hacer las cosas que uno había proyectado para sí mismo
  • Perderá la relación de pareja en la forma en que hasta entonces había tenido, y como la proyectó tener en el futuro.
  • La familia perderá probablemente una figura paterna, el cónyuge sano le tocará hacer los dos papeles

Al parecer las parejas emplean una serie de estrategias para re-equilibrar su relación: extienden el período de tiempo por lo que se computa la equidad. Y así por ejemplo, pasa a tener más importancia los beneficios que el cónyuge con discapacidad dispensó al no discapacitado antes, de manera que ahora el no-discapacitado simplemente corresponde a lo que recibió. Reajustan los criterios por los que se juzga la conducta del cónyuge con discapacidad.

De modo que tienen en cuenta los límites de la persona con discapacidad a la hora de juzgar su conducta. Juzgan sus contribuciones por lo que haría el sano si estuviera en su lugar, “el haría lo mismo si yo fuera la enferma”.

El miembro con discapacidad desarrolla nuevas formas de contribución. Nuevas formas que tratan de recompensar al otro miembro por su esfuerzo extra. Tienen la tendencia a idealizarse mutuamente. Ambos tienen el convencimiento de que el otro está sufriendo más de lo que probablemente sufre.

El mejor predilecto del impacto de una discapacidad en la relación de pareja es la cualidad marital antes de la aparición de la condición. Si antes de sobrevenir la discapacidad la relación era buena, es posible que con ciertos reajustes pueda seguir siéndolo. Si por el contrario no era así, será más complicada la relación de pareja.

Consejos para una pareja con un miembro con discapacidad:

  • No asuma que la discapacidad es incompatible con el amor, la capacidad de intimidar y de ofrecer cosas significativas a la otra persona.
  • Analice lo que en el pasado el cónyuge con discapacidad dio al otro.
  • Será aconsejable que el cónyuge no discapacitado defina criterios realistas sobre lo que puede exigir y a la hora de juzgar la conducta del afectado.
  • Recapacite acerca de lo que haría su pareja si el fuera el discapacitado.
  • Reconozcan lo que el uno esta haciendo por le otro.
  • Asimilar la diferencia, la renuncia a l normalidad, es una de las etapas insoslayables en el proceso de adaptación a la discapacidad.
  • Hable con su cónyuge sobre los sentimientos que tienen, y con otros parejas sobre lo que ello han experimentado y vivido.

LOS HERMANOS ANTE LA DISCAPACIDAD

Es muy difícil. Todo el tiempo mis padres atienden a mi hermana. Los padres de mis amigos van al cine, o juegan al fútbol con ellos. Además me piden que la cuide cuando se marchan. A mí no me entienden.

A pesar de que los hermanos entienda que una persona con discapacidad necesita más atención, no por eso dejan de tener en ocasiones resentimientos, por la falta de atención, las responsabilidades que les toca asumir. …Suelen también sentirse culpables por estos sentimientos. Por ello, es importante ayudarles aceptando lo que sienten, por ejemplo, permitiéndoles hablar de ellos sin culpabilizarlos (es muy incorrecto decirles, ¡pero como puedes pensar de esta forma!, ¡con la desgracia que tiene tú hermano!

También es muy aconsejable dedicarles algún tiempo sólo a ellos, llevándoles al cine o de compras de vez en cuando…

 Los hermanos de una persona con discapacidad tienen cuatro necesidades básicas:

  • Necesitan información Todos necesitan tener una explicación de por qué una persona, especialmente nuestro hermano, se comporta de manera determinada o tiene un problema concreto.
  • Necesitan respeto, necesitan ser respetados igual que todo el mundo.
  • Necesitan habilidades de cómo enfrentarse al problema.
  • Necesitan compartir su experiencia y sentimientos.

 Noto que a mis hijos, a medida que se hacen mayores, les cuesta cada vez más cuidar de su hermano con discapacidad.

Los padres han de hablar conjunta y abiertamente con sus hijos mayores sobre el papel que se les demande en el cuidado del hermano en el presente y en el futuro.

Los padres si ignoran a su hijo con discapacidad también lo harán los hermanos, por el contrario si se dialoga sobre la atención y cuidados que necesita, los otros hermanos colaborarán de buen grado.

Es normal que los hijos sin discapacidad luchen con sentimientos contradictorios. Hablen abiertamente con sus hijos sobre miedo y confusiones.

Cuando los hermanos inicien la vida adulta necesitan que los padres les den permiso para vivir sin la carga que supone el hermano

Los padres no deben sobrecargar a sus hijos y recurrir a los servicios de la comunidad. También a algún familiar o amigo.

Los hermanos de las personas con discapacidad necesitan saber qué tipo de sentimientos tiene su hermano. No se cuestionan si su hermano tiene o no sentimientos, sino la naturaleza.

Sus hijos han de informar en privado y sinceramente a sus amigos sobre lo que le pasa a su hermano. (Con quienes tengan más confianza). De esta manera las burlas irán desapareciendo.

Cualquier experiencia o situación problemática trae sentimientos positivos y negativos. Positivos como la generosidad y la abnegación (ya que no esperan nada a cambio de lo que hacen). Esto le ayudará a ser más sensibles ante la sociedad. Y negativos como rabia, impotencia...

Apoyen los sentimientos altruistas de sus otros hijos, pero también ayúdeles a desarrollar otros intereses fuera del hogar.

La familia debe de enfrentarse a las necesidades cambiantes de todos sus miembros y estar preparada para reconocer y aceptar que en determinados momentos existen otras preocupaciones que también deben resolverse.

La incursión de la discapacidad en la familia genera una serie de sentimientos en los hermanos, tanto si son mayores como pequeños:

Sentimientos en los niños pequeños:

  • Exclusión y soledad: No se preocupan de nosotros, nos dejan solos, preguntas una cosa y a veces no te hacen caso.
  • Enojo: “Cuando mi hermano está mejor, podría estar más con los dos, mi madre a veces también tiene la culpa.”Sentimientos catastróficos de rabia y destrucción.
  • Odio-Amor: ¿por qué unas veces me enfado con él y otras estoy encantado de que sea mi hermano y de jugar con él?

Sentimientos de niños mayores:

  • Sentimientos de exclusión y aislamiento: “ yo no sabía cómo había ido la operación, ellos siempre de un hospital para otro y yo no sabía con quién me quedaría”
  • Celos: “cuando se puso enfermo, yo era más pequeño y sentía celos, él comía a la carta y en casa le daban todo lo que pedía, a mí no me hacen caso y para él todos los regalos.
  • Falta de esperanza: “de qué sirve todo esto, ¿Podemos ayudar a que se curen los que van a morir?
  • Envidia: “Mi hermano lo tiene todo yo tengo menos cosas…
  • Enojo: “el no va al colé... a veces...”
  • Manía:” Mi hermano a veces me molesta…”
  • Necesidad de información: “Mi madre no me quiere contar nada…
  • Adaptación a la nueva vida con resignación: a veces me gustaría hacer más cosas con el pero no puede...
  • Culpa y preocupación por mi madre: “mama no para quieta por su culpa... ¿qué sienten mis padres hacia mi hermano? ¿tienen los sentimientos de soledad, tristeza, confusión y soledad que yo?
  • Problemas escolares: cuando las necesidades del hijo con discapacidad son grandes, es más probable que los otros miembros de la familia se sientan desatendidos. ¿Por qué mis padres dedican todo el tiempo a mi hermano? ¿por qué no pasan más tiempo conmigo?
  • Vergüenza: puede sentir cierta vergüenza y no querer salir con él a la calle.
  • Culpa y preocupación: Los hermanos a veces sienten angustia cuando intentan enfrentarse a sus sentimientos de rechazo que ven hacia él. Debido a esto a veces se sentirán incomprendidos, sin atreverse a expresar lo que sienten a sus padres

RELACIONES DE PAREJA

¿Por qué pueden surgir los conflictos?

  • Por diferencias de opinión respecto a la forma de proporcionar los cuidados al enfermo
  • Por una inadecuada distribución de las responsabilidades del cuidado que genera diferentes grados de implicación entre los familiares
  • Por falta de comunicación ente los miembros de la familia.
  • Por falta de comprensión y/o empatía.
  • Por conflicto de intereses

Tipos de conflictos:

Conflictos abiertos:

Se produce una discusión o choque entre dos o más miembros de la familia, a partir del cual puede iniciarse un distanciamiento más o menos largo.

Conflictos encubiertos:

Surgimiento de sentimientos negativos que, no vienen acompañados por una confrontación directa entre las personas implicadas y que al acumularse sin ser expresados, favorecen el resentimiento y el enfriamiento de la relación

 Cómo mejorar los conflictos familiares

  • Evitar en la medida de lo posible que una diferencia de opinión o de intereses, se convierta en un conflicto abierto.
  • Evitar que el surgimiento de conflictos” encubiertos ”, en los que falta la comunicación, se alimentan resentimientos y se enfrían y distancian las relaciones personales.
  • Evitar si el conflicto se ha producido, el mantenimiento o prolongación del mismo y tomar medidas que favorezcan su superación, en favor del bienestar del familiar enfermo y del resto de los miembros de la familia. 

Crear cauces eficaces de comunicación en la familia, lo cual disminuirá la probabilidad de que se produzcan nuevos conflictos en el futuro. Para ello es recomendable:

  • Informar al resto de los familiares acerca de los cambios, novedades o aspectos de interés referentes a la situación del familiar dependiente. Las reuniones familiares pueden ser un buen momento para comentar los avances.
  • Escuchar y considerar con respeto la opinión del resto de los familiares respecto a algunos aspectos relacionados con el cuidado.
  • Dialogar de forma enriquecedora con el resto de los familiares.
  • Expresar sus propias opiniones, necesidades y sentimientos positivos.
  • Expresar sentimientos negativos como malestar o disgusto y hacer críticas sin miedo al rechazo o al desprecio de otros familiares y/o amigos.
  • Saber decir “no” a tareas y peticiones que no pueden cumplir, que no desean o consideran que no deben ni están dispuestos a realizar.
  • Pedir lo que necesiten cuando lo necesiten.
  • Conocer sus derechos y ponerlos en práctica cuando así lo requieran.

LA COMUNICACIÓN

Errores

  • Hablar de cosas generales, en lugar de cosas concretas, sobre las que es fácil discutir, ponerse de acuerdo, cambiar,...
  • Creer que uno tiene toda la razón, y el otro ninguna, eliminando toda posibilidad de acuerdo o negociación.
  • Hacer un monólogo o diálogo de sordos.
  • Insistir en lo negativo y no reconocer lo positivo del otro, de sus opiniones o de sus argumentos.
  • Recordar lo hecho por el otro mal en el pasado, haciéndole pagar factura continua, en lugar de centrarse en el presente y el futuro.
  • Magnificar las cosas, dándole más importancia de la que tienen o minimizarlas, quitándole importancia, en lugar de estar pendiente de la importancia que realmente le da el otro.
  • No saber pedir perdón y no saber aceptar las disculpas de los demás.
  • Esperar firmes, fríos y distantes hasta que el otro dé el brazo a torcer, después de una discusión.

Guía para mejorar la comunicación y resolución de conflictos:

  • Si desea mantener una comunicación afectiva necesitarás ciertas dosis de humildad: admite tus errores cuando lo cometas
  • Cuando algún comportamiento de tú pareja te ha molestado párate un momento a pensar qué es exactamente lo que te ha molestado. No te lo guardes para sí o acabarás teniendo un alista enorme.
  • Ten en cuenta que cada persona entiende las cosas a su manera y que no hay ningún motivo por el que tu pareja tenga que entender las cosas a tú manera.
  • En vez de céntrate en lo equivocada que está tu pareja, en lo injusta que es o en lo mucho que te fastidia su postura, céntrate en el hecho de que lo que sucede es que existe una diferencia entre vosotros.
  • Escucha a tú pareja, trata de entender su punto de vista (aunque no lo compartas). Si te empeñas en exigir cambios y contradecirle, sólo conseguiréis alejaros. Mientras que si muestras un interés sincero y respeto por su punto de vista, mejorarán las cosas.
  • Haz todas las preguntas necesarias para entender su postura, trata de ponerte en su lugar, averigua lo que siente y asegúrate que lo has entendido exponiendo que crees que quiere decir. “si no te he entendido mal…”
  • Ten en cuenta que a veces tú pareja no puede tener claro lo que te ocurre. Si tú no lo manifiestas nadie puede leer lo que piensa en ninguna persona. Algo erróneo que ocurre muchas veces. “con el tiempo que llevamos juntos ya debería de saber lo que me pasa...”

“El apoyo que recibí  por parte de mi familia inmediata así como por otros familiares , fue un una inspiración para mí. Me estimularon a participar en todas las oportunidades y nunca me abandonaron.

“Ser miembro de una gran familia me ayudó a enfrentarme con las demás hacia mi discapacidad. El amor y la seguridad de mis padres me ayudaron a luchar contra la indiferencia de los demás. Mi padre disfruta sacándome a pasear y nunca demostró ningún pesar por tener un hijo con minusvalía.”

“Mis hijos se quejan de que el preferido es el mayor porque tiene problemas para desplazarse y comunicarse. A veces pienso que no le quieren y que no nos perdonan a mi marido que sólo a él le permitimos algunas cosas y que estamos siempre pendientes de que nos ayuden”

Cómo expresar sentimientos:

  • Piense en lo que le ha enfurecido, entristecido, alegrado o divertido
  • Relativice, objetivice, encuadre el hecho en sus justas dimensiones.
  • Ahora analice nuevamente los pensamientos y emociones que esta suscita.
  • Genere pensamientos alternativos si éstos le parecen distorsionados.
  • Exprese lo que siente si lo cree oportuno por laguna de las razones anteriormente expuestas.
  • Hágalo serenamente y explíqueselo de forma operativa.
  • Acompañe su mensaje verbal de la comunicación no verbal adecuada.
  • Espere pacientemente la respuesta. No adivine el pensamiento ni se adelante. Dé tiempo para que el otro pueda reflexionar y contestar

¿Por qué expresar los sentimientos?

  • Si no los expresamos, los sentimientos pasarán a ser un factor estresante y, a largo plazo, una manifestación de ansiedad.
  • Es uno de los componentes esenciales de la comunicación
  • Es la única forma de suministrar a los demás información adecuada acerca de cómo nos sentimos.
  • Manifestar lo que sentimos da lugar a que podamos comparar nuestra reacción frente un hecho cualquiera, con el punto de vista y la conducta de nuestra pareja frente al mismo hecho, ayudándole a exponer sus razones.
  • No podemos reforzar al otro cuando sus conductas no producen agrado si no expresamos lo que sentimos.

IDEAS ERRÓNEAS ACERCA DE UNO MISMO, DE LA PAREJA Y DE LA RELACIÓN

 Algunas de estas creencias erróneas pueden ir referidas así mismo, a su pareja o a la relación misma.

  • Juicios de valor erróneos referidos a sí mismo.
  • Debo de ser el compañero ideal
  • Nunca puedo faltar a mis deberes conyugales.
  • Sería horrible que yo decepcionara a mi pareja.
  • Mis intereses y necesidades han de estar subordinados a los suyos.
  • Si algo me desagrada es mejor ocultarlo: podría herirle o distorsionar la paz conyugal.
  • Habitualmente debería estar siempre de acuerdo con él/ ella.

Tipos de pensamientos que reflejan falsas expectativas acerca del otro:

  • Si realmente me quiere, ha de adivinar qué es lo que yo quiero y necesito.
  • Si me quiere, ha demostrarse siempre considerado/a y amable conmigo.
  • Creo que no es justo que él/ ella realice actividades que yo no puedo compartir.
  • Opino que mi pareja debería renunciar a sus antiguas amistades porque ahora y anos tenemos el uno al otro
  • No me parece bien que él/ ella siga manteniendo aficiones porque esto restará tiempo a nuestra convivencia.
  • Si no se da cuenta de lo que ocurre, es que no le importo en absoluto.
  • Creo que si verdaderamente me quiere, ha de estar dispuesto/a a hacer cualquier sacrifico por mi.

CONSIDERACIONES GENERALES

Establecer un tiempo para cuidarse en lo personal

Repartir las cargas

Considerar su relación de pareja

Ponerse objetivos y metas realistas a corto y medio plazo

Reconocer sus habilidades y fortalezas

Equilibrio entre el trabajo fuera y dentro de casa

Actitud activa en lugar de un rol pasivo

Prepararse para las transiciones en el ciclo de la vida

Busque información

CAUSAS PRINCIPALES DE LAS RUPTURAS DE PAREJA: ( ENRIQUE ROJAS, 1.998)

  • Desgaste de la convivencia
  • Crisis de identidad
  • Crisis por infidelidad
  • Por intromisión de la familia política
  • Por hipertrofia profesional
  • Inmadurez de ambos miembros de la pareja
  • Crisis por monotonía
  • Por enfermedad psíquica de uno de ellos
  • Por ascenso profesional no compartido

LA ÉTICA DE LAS RELACIONES (FÉLIX LÓPEZ)

- Que los dos consientan y que entre ellos se fomente la libertad de decisión, en lugar del engaño, la presión, la coerción o la violencia.

- Que ambos tengan en cuenta fomentando la ética del placer compartido, del placer de cada uno y de los dos.

- La necesidad de que la pareja sea una relación entre iguales en la distribución de las tareas domésticas, responsabilidad de hijos, ocio, promoción profesional y personal, economía...

- Que los miembros de la pareja sean sinceros el uno con el otro.

- Que se admita y respete el derecho a la vinculación y a la desvinculación de cada uno de los miembros ante la posible ruptura de la pareja.

- Que a la vez si se produce esta ruptura, sea responsable en las rupturas ante los miembros de la pareja, y con los hijos desde el punto de vista económico, educativo, interpersonal...

- Esta responsabilidad debe evitar a la pareja y los hijos, todos los sufrimientos superfluos, teniendo la sensibilidad de hacer que todos los afectados resuelvan el conflicto de la forma menos costosa y dolorosa posible.

 

TEST DE RELACIÓN MARITAL

Nombre _____________________________________ Fecha __________________

Nos gustaría tener una idea de la situación en que se encuentra actualmente su matrimonio. Por favor, responda a las siguientes preguntas, verdadero (V) o falso (F) en cada una de ellas:

1.- No he hecho ningún plan específico para discutir la separación

con mi cónyuge, ni he considerado lo que diría, etc ……………………….V F

2.- He abierto una cuenta bancaria a mi nombre como

una medida para proteger mis intereses ………………………………..V F

3.- Tengo pensamientos o ideas sobre la separación y/o

divorcio por lo menos una vez por semana o más ………………………..V F

4.- No he sugerido a mi esposo/a que me quiero separar

y/o divorciar de él/ella ……………………………………………….V F

5.- He pensado específicamente sobre la separación/divorcio

he considerado quien se quedaría con los niños, que cosas

dividiríamos, pros y contras de estas acciones ………………………..V F

6.- Mi esposo/a y yo nos hemos separado a) como

prueba, b) permanentemente (marcar una) ………………………………..V F

7.- He hablado del tema de mi separación con otras personas

más, aparte de mi cónyuge (amigos, familiares) ……………………………V F

8.- He pensado ocasionalmente sobre el divorcio o he deseado 

que estuviésemos separados, normalmente después de alguna 

discusión o algún incidente ……………………………………………….V F

9.- No he hablado del tema seriamente o en toda su extensión

con mi cónyuge ……………………………………………………….V F

10.- He presentado la demanda de separación /divorcio o

estamos separados ……………………………………………………….V F

11.- No me he informado por los profesionales sobre cuanto tiempo,

cuanto cuesta, procedimientos, etc, de la separación/divorcio ……………..V F

12.- No he contactado con ningún abogado para llevar los planes

Preliminares del divorcio/separación ……………………………………….V F

13.- No he consultado a ningún abogado ni he solicitado ninguna

ayuda legal relacionada con el tema ……………………………………….V 

 

Logo del Ayuntamiento de Palencia. Logotipo de la Diputación de Palencia Logo Incorpora de la caixa Obra social caixa Logotipo Ministerio e Industria    
Fundación ONCE Junta de Castilla y León Fondo social Europeo Fundación Repsol    
Gerencia de Familia Logotipo de Caja España y Caja Duero ministeriod e igualdad