Banner apoyo al cuidador

Estrés, depresión... enfermedades asociadas al cuidado

El estrés, la depresión, la sobrecarga del cuidador: las enfermedades asociadas al cuidador., duelo.

Definición del estrés

El estrés es la forma de responder ante situaciones nuevas, amenazantes y de alta complejidad.

  • Estado especial del organismo que se produce cuando este es sometido a un sobreesfuerzo, como respuesta a una serie de acontecimientos externos o internos.
  • Respuesta general, que consiste en una movilización de recursos fisiológicos y psicológicos para poder afrontar tales demandas

Síntomas:

Sensación subjetiva de amenaza, presión, cansancio físico, agotamiento, malestar general, susceptibilidad emocional, sentimientos de rabia, angustia y/o impotencia…

Factores:

El cuidado de una persona dependiente, es una experiencia prolongada que va exigir ciertos cambios, en la vida familiar, social y laboral en función de las funciones que tengamos que desempeñar y el tiempo que vayamos a dedicar a la persona que requerirá una atención mayor o menor dependiendo de cómo se encuentre de avanzada la enfermedad, de la autonomía de la persona que cuidamos, etc...

Son múltiples los factores que van a  influir para un cuidado óptimo, entre los más importantes destacaremos los siguientes:

  • La personalidad del cuidador, en la forma de resolver problemas y dificultades que vayan surgiendo a lo largo del cuidado de la persona
  • La historia de la relación entre cuidador y paciente, dependiendo que sea buena o mala va a influir notablemente en las largas horas que han de estar juntos, tanteen el cuidador y en la persona que recibe los cuidados
  • El género del cuidador.
  • El apoyo psicoafectivo: que recibe de sus familiares amigos e instituciones.
  • La propia salud del cuidador. Se ha hecho mención a la importancia que tiene la salud del cuidador para poder hacer frente día a día de los cuidados.
  • El conocimiento de la enfermedad: recibir o aprender acerca de la enfermedad nos ayudara a afrontar los posibles obstáculos que se vayan produciendo a lo largo del proceso.
  • El nivel de dependencia de la persona cuidada

Situaciones generadas por el estrés

  • Situaciones que se escapen a nuestro control.
  • Situaciones con especiales características:
    • Novedosas: que no nos permiten que apliquemos soluciones que han sido eficaces anteriormente, es decir estrategias que nos sirvieron anteriormente y ahora no podemos aplicar. 
    • Amenazantes, donde  existe una alta probabilidad de daño social, económico, profesional, físico, psicológico. 
    • Complejas. Lo que imposibilita encontrar una solución rápida 

 “Estoy muy cansada. La cantidad de obligaciones y tareas de las que tengo que ocuparme ya me superan. Todo el mundo piensa que soy yo la que debe de ocupar de cuidar a mi hijo. Pero sus problemas son tantos que suponen una carga muy grande para mí. Mi marido me ayuda cuando está en casa, pero la responsabilidad siempre es mía"

Síndrome del cuidador 

A pesar de que las circunstancias que rodean a cada situación de cuidado son distintas y que el proceso de "ajuste" a la nueva situación varía de un cuidador a otro, se pueden distinguir una serie de fases de adaptación al cuidado que son experimentadas por la mayoría de los cuidadores. No obstante, dada la gran variedad que existe entre las personas, es probable que estas fases no se produzcan en todos los casos.

A: Primera fase o de Estrés laboral: 

Fase de alarma: Lleva consigo un aceleramiento del ritmo cardiaco, mayor rapidez mental, mayor actividad.. Por ejemplo: en un primer momento me dedico al 100% a mi hijo , debo de dejar todas mis aficiones...” 

La situación con la que se encuentran en muchas ocasiones es no tener prácticamente tiempo libre para sí. Viven para y por la persona que cuidan, tratándose de demostrar así mismo que pueden con todo.

 B: Segunda fase o  de resistencia:

aquí nuestro organismo empieza a tener demasiada presión y cambia de táctica. Empiezan los trastornos emocionales y psicosomáticos…

Deriva de la sensación de falta de apoyo que recibe de los demás o de al menos comprensión que recibe de los demás. Se traduce a una situación de impotencia en el cuidador, hiriendo su valía.

C: Tercera Fase Inadecuación personal.

El cuidador empieza a sufrir una serie de consecuencias que afectan a nivel físico y psíquico. Como pueden ser: estar constantemente fatigados, tener sobrecarga, úlceras gástricas…..

En esta fase empieza la aparición del sentimiento de culpa, y no será más que la creencia de que forma de atender a su familiar no ha sido la apropiada. Se siente tan implicado en el cuidado, que cualquier momento que no se encontró con la persona dependiente, lo interpretará como abandono o traición.

D: Cuarta fase: De vacío personal Fase de agotamiento:

Produciendo la fatiga, signos físicos y psicológicos que nos indicarán que debemos descansar para reponer nuestro desgaste. Comienza una preocupación excesiva, in capacidad para tomar decisiones, bloqueos mentales, sensación de confusión, dificultad para mantener la atención, mal humor, 

Hipersensibilidad para hacer frente a las críticas, trastorno del sueño, enfermedades.. Aparece el síndrome del cuidador.

Para evaluar la situación de sobrecarga del cuidador una de las escalas de valoración de la más empleada es la de Zarit.

Las Señales que pueden estar indicándonos un posible síndrome del cuidador:

  • Pierde la paciencia con facilidad o se enfada con la persona que cuida.
  • No encuentra placer en ningún aspecto de su vida.
  • Le es difícil conciliar el sueño.
  • Atiende a su familiar enfermo durante las 24 horas del día. Incluidos fines de semana, siestas.
  • Se siente desesperado, angustiado o deprimido y le asalta la idea del suicidio.
  • Agresividad constante contra los demás porque siguen su vida, porque son capaces de ser felices a pesar del problema que hay en casa.
  • Sufre cambios de apetito y se siente con un menor número de fuerzas.
  • Consume alcohol o  drogas.
  • Pérdida de peso o ha engordado sin control.
  • Tendencia a identificarse con todo lo peor.
  • Le cuesta respirar. Suspira a menudo.
  • Le molesta la presencia de cualquiera. Gran tensión contra los cuidadores auxiliares porque “todo lo hacen mal”: no saben mover al enfermo, no le han dado a la hora correcta la medicación, etc...
  • Aislamiento progresivo de los demás.
  • No cuida el aspecto externo.
  • Presencia de  palpitaciones,  temblor de me tiemblan las manos, dolor de estomago 
  • Dificultad para disfrutar Hace mucho que no me río, hace mucho que no quedo con amistades, familiares.
  • Alteraciones de la salud
    • Trastornos cardiovasculares: hipertensión, angina de pecho, infarto, taquicardia, arritmias.
    • Trastornos respiratorios: asma, hiperventilación, opresión torácica, dificultades respiratorias transitorias,...
    • Trastornos inmunológicos: gripe, herpes, cáncer,...
    • Diabetes e hipoglucemia. 
    • Trastornos endocrinos: hipertiroidismo, hipotiroidismo.
    • Trastornos gastrointestinales: úlcera péptica, intestino irritable, colitis ulcerosa, molestias digestivas...
    • Trastornos dermatológicos: prurito, dermatitis, urticaria, alopecia, acné...
    • Dolor crónico y cefaleas: cefalea tensional, dolor crónico: lumbalgia, dismenorrea...
    • Trastornos musculares: tics, temblores, contracturas musculares mantenidas...
    • Trastornos sexuales: impotencia, eyaculación precoz, coito doloroso, vaginismo, alteraciones de la libido...

Consejos prácticos:

Vamos hacer referencia a algunos consejos que le pueden ayudar hacer frente a la situación para poder hacerle sentirse mejor evitar el síndrome del cuidador.

  • Desde el primer momento hable de la enfermedad, no la oculte.
  • Procure buscar toda la información posible de la enfermedad. 
  • El cuidador no ha de ser el único soporte de esta situación. 
  • Evalúe sus necesidades económicas. ¿Podría soportarlo mi economía? Si llegara el momento que se viera obligado  a contratar a un cuidador, fisioterapeuta.
  • Busque una asociación de personas con el mismo problema.
  • Sea egoísta consigo mismo, revélese de vez en cuando, de sé un respiro.
  • Oblíguese a tomarse algún tiempo de ocio, cubriendo esas horas con la ayuda de algún familiar o con asistencia sanitaria
  • BUSCAR AYUDA CUANTO ANTES: la familia por sí sola no supera los problemas generados por la discapacidad.
  • Buscar INFORMACIÓN ESPECIALIZADA, PROFESIONAL, ADECUADA y suficientemente contrastada sobre la enfermedad que padece su familiar, sus síntomas, evolución y proceso a seguir en el tratamiento. 
  • NO INTERFERIR CON LA LABOR DE LOS  PROFESIONALES NI DESAUTORIZAR SUS ORIENTACIONES, a pesar de no estar de acuerdo, delante de la persona enferma, puesto que esta situación perjudicaría la posible alianza terapéutica de las personas afectadas con los profesionales. 
  • No esperar que la persona enferma acepte que tiene un problema en un primer momento y RESPETAR SU PROCESO.
  • ACUDIR A GRUPOS DE AUTOAYUDA Y TERAPIAS FAMILIARES  de asociaciones de afectados o entidades y organizaciones competentes en relación a la discapacidad de su familiar. 
  • No permitir que  se altere toda la vida familiar a través de la manipulación o los chantajes emocionales: PONER LÍMITES AL CUIDADO. 
  • CONSULTAR A LOS PROFESIONALES TÉCNICAS DE MODIFICACIÓN DE CONDUCTA que nos permitan evitar el refuerzo de conductas negativas no deseadas y favorecer la eliminación de todas aquellas conductas que puedan contribuir al mantenimiento de los problemas de convivencia familiares.  
  • EJERCITAR LA CONSTANCIA: la mejora de las dinámicas familiares es un proceso gradual que requiere adaptaciones y cambios progresivos. 
  • Tener en cuenta nuestras necesidades de descanso, nuestras preferencias personales y decidir qué hacer para dar continuidad a nuestro proyecto personal de VIDA.
  • El ocio puede ilustrarse  con la metáfora de una piedra preciosa, ya que tiene muchas posibilidades que éste adquiera más valor a medida que éste más pulida.
  • Salga de casa evite el cansancio desagradable de vivir atrapados.
  • Mantengan aficiones e intereses que le gustaban y le siguen gustando 
  • Pida ayuda y busque la oportunidad de ser sustituido. 
  • Organice su tiempo.
  • En el plan semanal saque alguna tarde para” si mismo”. 
  • Practique alguna actividad física
  • Participe en Actividades culturales y actividades sociales

“Puedes ser tu mejor amigo y aprender a amarte y cuidarte bien. Y eso es la base para cualquier cosa que quieras ser y hacer en la vida”.

 

Logo del Ayuntamiento de Palencia. Logotipo de la Diputación de Palencia Logo Incorpora de la caixa Obra social caixa Logotipo Ministerio e Industria    
Fundación ONCE Junta de Castilla y León Fondo social Europeo Fundación Repsol    
Gerencia de Familia Logotipo de Caja España y Caja Duero ministeriod e igualdad