Los chantajes emocionales: el comercio de sentimientos

imagen de un gato

 

El chantaje emocional es una de las prácticas psicológicas más utilizadas, pero no por ello es legítima. Como estrategia para manejar el comportamiento de los demás, de forma inconsciente o voluntaria, consiste en la presión hacia a otras personas, que son víctimas del chantaje emocional, para que actúen, digan o piensen de una determinada manera, aunque vaya en contra de sus principios.

Esta presión, no es sólo patrimonio de la pareja; en cualquier relación de tipo personal se puede ser tanto víctima como verdugo. De hecho, es un recurso muy utilizado entre padres e hijos. ¿Es que ya no me quieres? o Con todo lo que he hecho por ti, son alguna de las frases más utilizadas por aquellos que lo practican.

 Por qué se producen.

Antes de iniciar cualquier intervención tendente a eliminar el chantaje emocional y el comportamiento problemático se debe de analizar y descubrir su propósito. Algunas personas asumen, erróneamente que pueden suprimir una conducta sin conocer su propósito.

¿Por qué lleva a cabo esto?

En la mayoría de los casos, las personas muestran comportamientos relacionados con el chantaje emocional, porque han aprendido una forma de comportarse que facilita la consecución de sus deseos y necesidades. Constituyen una forma de manejar las dinámicas familiares y “ salirse” con la suya.

En muchas ocasiones, el comportamiento problemático es el único medio que tiene para expresar emociones o comunicarse.

Es una forma de “ reclamo” de atención cuando se siente no suficientemente atendido por el entorno más próximo.

Por debilidad o inseguridad, por temor al abandono o por excesiva dependencia emocional de las otras persona.

Las características que nos hacen vulnerables al chantaje emocional.

  • Una excesiva necesidad de aprobación.
  • Un profundo miedo al enojo y la ira de quienes nos rodean.
  • Una gran necesidad de paz, sea cual fuere su precio.
  • Una tendencia a asumir demasiada responsabilidad por la vida de los demás.
  • Un alto nivel de inseguridad con respecto a nuestro valor y capacidad ( baja autoestima )

Indicadores del chantaje.

Cuando el cuidador realiza atenciones superiores a las necesarias, teniendo en cuenta las limitaciones del familiar es importante decir NO cuando nos demanda una acción desproporcionada o estamos siento objeto de un chantaje emocional.

Indicadores de la necesidad de poner límites al cuidado.

Cuando las personas a las que se cuida se comportan de alguna de las siguientes formas:

  • Se niegan sin razones objetivas suficientes a colaborar en tareas habituales que siempre realizan normalmente.
  • Originan un gasto económico desmesurado en la familia ( más llamadas de teléfono, más gastos superfluos…)
  • Se quejan de situaciones sin importancia
  • Adoptan una postura victimista
  • Culpan al otro de errores que se cometen de forma involuntaria o en situaciones inevitables o importancia.
  • Fingen síntomas para captar más atención cuando el cuidador realiza acciones independientes.
  • Culpan a otros de problemas generados por ellos.
  • Hacen reproches cuando el cuidador pone límite a sus peticiones.
  • Piden más ayuda de la necesaria
  • Empujan o golpean a los cuidadores
  • Exigen continua atención, más de la necesaria.

Que hacer para evitar un chantaje

Saber decir no, es importante para mantener nuestra autoestima, ya que...

  • Rechazar peticiones implica ser capaz de decir “no” cuando se quiera hacerlo sin sentirse mal por ello
  • Tenemos derecho a decir “no” a peticiones poco razonables y a peticiones que, aunque sean razonables, no queremos acceder a ellas.

Razones por las que decir no es importante:

  • Ayuda a no implicarse en situaciones en las que después lamentaríamos habernos implicado.
  • Ayuda a evitar circunstancias en las que sentimos que se aprovechan de nosotros o que nos manipulan.
  • Nos permite tomar nuestras propias decisiones.

Aprender a modificar un chantaje emocional es una tarea que requiere paciencia, una firme seguridad en nuestros actos y decisiones y continuidad en las acciones de cambio propuestas. Una vez que hemos límite a una conducta de chantaje, es preciso mantenerse firme en su decisión y no ceder nunca ante ese mismo comportamiento, ya que el refuerzo intermitente (ceder en algunas ocasiones y en otras no ante una misma situación, ejemplo: quedarnos en casa ante sus llantos cuando nos disponemos a salir de casa y en otras ocasiones no) de conductas mantiene mucho más las conductas problemáticas.

Imaginemos una conducta que es problemática en nuestras vidas. Ejemplo: cuando un cuidador sucumbe a todos los chantajes, llantos de la persona que cuida.

Cómo averiguar cuando hay un problema

Haga una lista de las conductas problema que tiene con la persona que cuida o con algo que le preocupe actualmente. Párese a pensar cómo se siente cada vez que realiza estas conductas.

Cuantifique en qué medida desea reducir o ampliar la conducta problema, para que deje de ser un problema.

Ejemplo:

  • Antes me pasaba todas las horas del mundo cuidando de mi familiar.
  • Mi objetivo es empezar a tener algo de tiempo para mí.
  • Debo pensar qué horas puedo sacar para mí.

Las conductas nacen por una serie de factores. Párese a pensar:

“Vamos a ver que esta pasando aquí”….

¿Qué quiero?Establezca conductas alternativas. Busque soluciones.

  • Aprender a decir no, pedir ayuda, cuando me altero mucho con la persona que cuido (salirme de la habitación para relajarme)
  • Cuando me piden algo que no quiero hacer: aplazar mi respuesta y pensar…
  • Aprenda a darse auto instrucciones: o diálogos dirigidos a sí mismo. Supone hablarse a uno mismo dirigiéndose a lo que quiero solucionar.
  • ¿Qué pienso ?, ¿ Tengo datos que confirme que esto esta pasando?,¿ me ayuda a actuar si pienso así?.
  • ¿esto que estoy haciendo me ayuda?
  • Si pensar así no me sirve… entonces estoy ANTICIPANDO y esto no me ayuda

Parada de pensamiento:

- Si le asaltan después de haber puesto en práctica las diferentes alternativas.

- Pensamientos negativos del tipo “Qué mala persona soy”, Dios me castigará por lo realizado, (le hacen sentir mal y como consecuencia aumenta mi ansiedad ).

Lo mejor es cambiar esa idea por otra más ajustada a la realidad:

“ No soy mala persona, simplemente no cedo a un chantaje emocional y es necesario poner límite a esta situación que me hace sufrir” .

“ No tengo por que ser castigada por una conducta que es responsable e implica un beneficio para mí y mi familiar “.

Seguidamente piense en las ventajas de no ceder a un chantaje y en sus derechos asertivos, tales como:

-El derecho a ser tratado con respeto y dignidad.

-El derecho a ser escuchado y tomado en serio

-El derecho a decir no sin sentir culpa

-El derecho a pedir lo que quiero, dándome cuenta de que también mi interlocutor tiene derecho a decir que no.

-El derecho a cambiar de opinión

-El derecho a pedir información y ser informado

-El derecho a ser independiente.

-E derecho a obtener aquello por lo que pagué

-El derecho a tener éxito o no tenerlo.

-El derecho a decidir qué hacer con mis propiedades, cuerpo, tiempo..

-El derecho a gozar y disfrutar

-El derecho a tener problemas.

-El derecho a tener problemas.

-El derecho a ser juez de mis propios actos

-El derecho a no gustar a todo el mundo.

-El derecho a que los demás no nos gusten

-El derecho a no saber.

-El derecho a tener emociones positivas y expresarlas.

-El derecho a tener emociones negativas y expresarlas

-El derecho a no ser perfecto…

Si aún así no logra cambiar sus pensamientos intente pararlos.

Parada de pensamiento:

Cuando note que se va a dejar llevar por estos pensamientos, diga en voz alta: BASTA YA y dirija su atención a otra cosa.

  • Utilice la distracción.
  • Póngase a realizar alguna actividad agradable que le distraiga y exija concentración o bien que le relaje como hacer ejercicio, salir a caminar,..
  • Recuerde algo agradable.

Cómo responder adecuadamente a un chantaje emocional:

- Diga simplemente NO con seguridad. Es preciso dar razones justificadas de la negación, pero nunca una excusa.

- Asuma la responsabilidad de decir NO. Enfrentarnos a esa decisión nos facilita las cosas si tenemos claro que la decisión es razonada y un derecho a poner límite a peticiones que no son justas y conllevan una manipulación.

- Ante la insistencia de la petición de otros, diga simplemente NO. Técnica disco rayado.

Si no es posible usar la técnica anterior, use la extinción de respuesta.

Extinción de Respuesta:

Esta técnica implica retirar la atención ante una conducta inadecuada como llamadas de atención, enfados, malas contestaciones, enfados…

Se trata de:

  • No prestar atención .Seguir con lo que estábamos haciendo.
  • No se alarme, ante comportamientos más violentos y llamadas más intensas de atención. En un principio los enfados, irán aumentando, hasta que la persona que emite el chantaje vea que a pesar de sus intentos su conducta no obtiene los resultados deseados.